Un desierto de nieve.

Aunque el aspecto es similar un desierto nevado, se trata en realidad de un verdadero mar de arena eternamente blanco, a causa de la erosión que produce el viento en el yeso cristalizado que abunda en la región. Las dunas del área protegida de Arenas Blancas en Nuevo México, Estados Unidos, son el campo de arenales de yeso más grande del mundo. Un paisaje muy singular:

Resultado de imagen de desierto blanco en EEUU

El desierto se asienta sobre la llamada Cuenca de Tularosa, una zona que hace miles de años estaba cubierta por el mar y se convirtió por el yeso acumulado en el actual desierto blanco.

Resultado de imagen de desierto blanco en EEUU

El yeso, rara vez se puede encontrar en forma de arena por su propiedad soluble al agua. La situación de la zona, completamente aislada y sin salida al mar, hace que las escasas lluvias acumulen el yeso disuelto, que llega a cristalizarse en forma de selenita. La tarea de erosionar la selenita y conformar las dunas blancas queda en manos del viento.

Las dunas blancas pueden cambiar de forma constantemente haciendo difícil la supervivencia de vegetación. Sin embargo, algunas especies de plantas lograron adaptarse creciendo con rapidez para evitar ser enterradas por la arena.

white-sands-monumentImagen relacionada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s